“Jugar afuera sigue siendo un lugar deseado por los niños”

Lo afirma Francesco Tonucci, quien sostiene que los niños del mundo plantean necesidades similares. Entrevista al creador de La Ciudad de los Niños en el marco de la conferencia Más juego, más movimiento: más infancia organizada por Fundación Arcor.

Francesco Tonucci
Francesco Tonucci

Los ojos de Francesco Tonucci brillan en la mañana. Mientras se acomoda en los sillones de una sala del Hotel, recuerda que cuando llegó a Roma, la capital italiana, desde su pueblo Fano, hace 50 años, los Tonucci eran apenas cuatro. Hoy todo es distinto, son muchísimos, y perdió la cuenta de cuántos son, aunque dice que la enorme mayoría de ellos son originarios de la misma región de Marcas. En Argentina y Chile, invitado por Fundación Arcor, participó de una serie de conferencias vinculadas al juego y al movimiento en la infancia y además, estuvo presente en el lanzamiento de la Comunidad de Aprendizaje de la iniciativa EduCometro, en Córdoba.

¿Por qué “más juego y movimiento” es “más infancia”?

Porque las tres cosas se suman y de alguna manera son sinónimos. Es decir, un niño es niño si puede jugar, y puede jugar si puede moverse. Esto ya abre un montón de problemas. No es juego quedarse quieto frente a una pantalla. Puede ser divertido, puede ser interesante, por lo cual no digo que no hay que hacerlo, pero el juego necesita condiciones particulares de placer, aventura, descubrimiento, riesgo. Esto está conectado mucho con el movimiento. Movimiento que es una de las condiciones más problemáticas para los niños de hoy. Los niños no pueden salir de casa sin adultos. Y con un adulto que me acompaña yo no puedo jugar, porque el juego necesita no sólo movimiento, sino también libertad. Es decir, necesita un movimiento libre y esta es una de las experiencias básicas de la infancia. Cuando me dicen: ‘-pero nosotros inscribimos a nuestros hijos a los cursos de la tarde para que elija un deporte, para que desarrolle capacidades físicas’; simplemente les digo que no es suficiente. A pesar de todo lo que queremos nosotros los adultos, el niño necesita jugar, por lo cual a mí me gusta decir que el juego es para todos y el deporte para los que lo quieren y que tienen capacidades para desarrollarlo.

¿Por qué cree que los adultos reiteramos esta receta de llenar de actividades deportivas y culturales a los niños?

Creo que se afirmó como un estatus símbolo. Es decir, era lo que podían hacer los que tenían posibilidades económicas; y ahora esto está pasando en todas las categorías sociales. Se construyen modelos sociales, parece que esto es un lujo para los niños. Nosotros, los adultos, seguimos diciendo ‘-tú tienes suerte porque yo de pequeño no he podido hacer esto, yo tenía que jugar en la calle’. Y los niños nos miran pensando qué suerte que hemos tenido, porque la calle sigue siendo un lugar deseado por los chicos. La calle es rica, rica de vida, porque allí se encuentran desconocidos, porque allí hay algo que puede ocurrir de repente, la sorpresa, el invento, la novedad… la calle es el mundo; el mundo por un momento, por una hora… Al contrario, nosotros estamos desarrollando el miedo respecto a la calle, donde está el mundo, y esto de los cursos de la tarde es un remedio a ese miedo.

El mundo digital parece competir contra el juego ¿Dónde está la riqueza para los niños?

Yo creo que si los niños pueden elegir entre quedarse a jugar con sus juguetes electrónicos o salir solos para encontrarse con amigos y vivir experiencias afuera de casa, creo que siguen prefiriendo salir. Por lo menos, los niños pequeños; hasta los 10, 11, u 12 años.

Información relacionada

“Escuela en Movimiento” sigue creciendo
Debate sobre cuidado e infancia

Te puede interesar

MÁS INFORMACIÓN

Más juego, más movimiento: más infancia
Encuentro de intercambio y aprendizaje
Lanzamiento público de la “Comunidad de Aprendizaje de EduCometro”
Para seguir jugando con ojos de niño
"Frato" en Argentina