“Aún con pocos recursos se pueden generar grandes cambios”

Para Javier Curcio, los presupuestos municipales pueden tener alta incidencia en la situación de la infancia. El economista trabaja en un relevamiento referido al esfuerzo financiero de las comunas en políticas públicas para la infancia.

Javier Curcio
Javier Curcio
Todos los municipios del país suman alrededor del 8% del gasto social consolidado. Javier Curcio analiza cómo esos recursos se asignan a la infancia en los municipios que participan de EduCometro, una iniciativa de Fundación Arcor. Curcio es especialista en inversión social, rol que desempeñó para UNICEF, y también es consultor de organismos internacionales como CEPAL, ONUSIDA, PNUD, UNESCO, Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

¿En qué consiste la tarea que están haciendo en los municipios que participan de EduCometro?
Estamos haciendo un relevamiento del esfuerzo financiero que los Estados municipales hacen por mejorar las condiciones de vida y de cumplimiento de los derechos de los niños como correlato financiero del mapa de la oferta de políticas públicas que EduCometro incluye dentro de la franja etaria de niñez, que es de 0 a 18 años. Hacemos una revisión de la ejecución presupuestaria, de cómo los recursos se asignaron a estos grupos de edad, identificando dentro de esas partidas cuántos recursos se corresponden con el sector educativo, nutrición, salud, mejoramiento de condiciones de vida, y de distintas problemáticas que hacen a la situación de la niñez.  
¿Qué período abarca?
La revisión se realiza desde el ejercicio 2011.  
¿De qué modo invierten los municipios en relación a los derechos de la infancia?
En el federalismo argentino es limitado el rol que tienen los municipios en términos de potestades funcionales sobre políticas de niñez. En general, un promedio del sector municipal dirige sus esfuerzos a servicios urbanos, educación y desarrollo integral temprano, salud y centros de primera infancia. Después están las actividades de recreación, desarrollo del deporte, y otras cuestiones vinculadas a lo urbano, como plazas, corredores aeróbicos, y merenderos.  
Los municipios, a medida que ingresan o no políticas nacionales o provinciales en áreas de nutrición, salud, educación, etc., ¿entran o salen de allí?
Exacto. La entrada de políticas nacionales libera recursos del gobierno local, que obviamente, ante la escasez, utiliza para otros sectores. Eso es lo que nos muestran los vaivenes de la series.  
¿Cómo respondió la política municipal a los ciclos económicos de estos años?
Curiosamente, en los casos que nosotros analizamos no se visualiza un correlato financiero de esa respuesta en lo que tiene que ver con el gasto en niñez. Eso puede tener dos explicaciones. Por un lado -y creo que las dos tienen algún tipo de injerencia en esta situación- el peso del ajuste y la reacción a los problemas de las crisis más globales caen en mayor medida sobre las provincias y la Nación, que sobre los municipios. A su vez, los presupuestos municipales son rígidos. Tengamos en cuenta que tienen un presupuesto muy acotado de recursos. En términos de gasto social no representa más del 8% del gasto social en el consolidado del país, en el mejor de los años. Esa restricción en la cantidad de recursos que los municipios generan hace que tengan muy poca flexibilidad, que sean muy rígidos y que se les haga muy difícil modificar las asignaciones, aún en los casos de restricciones o de ajustes más fuertes.  
¿Hay áreas donde los municipios direccionaron con mayor énfasis su inversión en niñez?
Dentro de esta mirada general, donde no hay grandes tendencias de aumento o reducción de gasto, lo que sí uno encuentra son acompañamientos de algunos municipios a políticas nacionales que vienen en esa dirección. Ahí hay algunas iniciativas de desarrollo social, otras iniciativas de trabajo-empleo... Uno encuentra un acompañamiento de los recursos locales a esas políticas que bajan desde el gobierno nacional, o en algunos casos, de las provincias.  
¿Cuánto puede hacer un municipio por la infancia con sus recursos?
Puede hacer poco y mucho. Desde el punto de vista de los recursos que dispone y cuánto puede mover el amperímetro de la inversión social, es muy poco lo que puede hacer. El gobierno nacional con la caja de los tributos nacionales o las provincias con la coparticipación federal y los recursos propios, tienen mucha más viabilidad e injerencia en modificar grandes partidas presupuestarias. Frente a eso, las cajas de los municipios son muy pequeñas. Lo que si encontramos es que con esos pocos recursos se pueden generar grandes cambios y las formas de implementar políticas que tienen más recursos o de asignar esos recursos escasos pueden ser muy interesantes para mejorar situaciones concretas de los chicos en temas de participación; recreación; cuidado; uso del espacio público o cuestiones de seguridad vinculadas a ese uso; y asuntos que no están presentes con tanta fuerza en las políticas de agenda de los gobiernos nacional y provinciales, y que en el ámbito local se hacen más relevantes.

Información relacionada

“Reafirmamos nuestro compromiso de trabajar por la niñez”
“Especial” EduCometro

 

Te puede interesar

“Jugar afuera sigue siendo un lugar deseado por los niños”
“Podemos potenciar nuestras oportunidades si empezamos a intercambiar”. Entrevista Elina Dabas
“Hemos aprendido juntos”
Lanzamiento público de la “Comunidad de Aprendizaje de EduCometro”