Infancias en movimiento en las escuelas

La escuela tiene un lugar privilegiado en la promoción de la vida activa. Por eso, el segundo Boletín del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia ofrece recomendaciones para que en el ámbito escolar se trabaje por infancias activas.

Infancias en movimiento en las escuelas
Infancias en movimiento en las escuelas
En la segunda entrega de 2014 del Boletín del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia titulado “Insuficiente actividad física en la infancia. Niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años en Argentina”, se expone el estado de situación del nivel de actividad física de la población infantil y adolescente de la Argentina urbana.
La actividad física es un comportamiento, y como tal, una conducta que no se construye en el vacío; por lo que para lograr comunidades físicamente activas, se requiere avanzar sobre programas y acciones en diversos niveles y en el marco de enfoques interdisciplinarios”, indica el estudio. Señala que para contribuir a adoptar un modo de vida físicamente activos se requiere de la implementación de modelos ecológicos, basados en “una combinación de intervenciones en los niveles intrapersonales, interpersonales, organizacionales, comunitarios y en las políticas públicas desarrolladas”.
En este camino la escuela tiene un rol fundamental. El boletín propone una serie de recomendaciones para desarrollar en el ámbito escolar y promover infancias activas:
  • Incrementar la cantidad y calidad de las clases curriculares de Educación Física.
  • Desarrollar mobiliarios escolares que estimulen la actividad áulica y evite los tiempos prolongados de los niños sentados. Tomar clases en posición de pie en lugar de sentados, es una intervención ambiental para limitar la cantidad de tiempo sedentario en los alumnos.
  • Promover recreos activos. Se propone el desarrollo de un programa que, a través de distintas consignas y propuestas especialmente planificadas, involucre a los chicos en juegos activos de intensidad moderada y vigorosa durante los recreos escolares. Dichos juegos podrían contar con la asistencia de las tecnologías de la información y la comunicación.
  • Capacitar de manera integral a la comunidad educativa sobre la importancia de impulsar la actividad física para todos y en espacios diversos.
  • Desarrollar campañas de difusión y sensibilización de diferentes públicos.

En este marco, Fundación Arcor lleva adelante en Argentina, el programa Regional de Inversión Social “Escuela en Movimiento”. El programa busca estimular la Vida Activa a través de la promoción de espacios, tiempos y condiciones socio-educativas favorables para los niños y las niñas. Durante 2014, se implementó en las localidades de Salto, San Pedro, Luján, Malvinas Argentinas, Tigre y San Nicolás de provincia de Buenos Aires. La iniciativa también se desarrolla en Brasil y Chile.

Información relacionada

Una apuesta por la inclusión educativa
La infancia y el juego en la escuela

Te puede interesar

Un nuevo boletín sobre la actividad física en la infancia
Barómetro de la Deuda Social de la Infancia: Hacia el pleno ejercicio de los derechos en la adolescencia y niñez. Propensiones, retos y desigualdades en la Argentina urbana (2010-2016)
Boletín N° 1 del Barómetro de la Deuda Social: “Derecho al juego. Entre el tiempo escolar, los amigos y el espacio público”
Boletín: “Inclusión educativa y estructura de oportunidades para la recreación. Niñez y adolescencia en la Argentina urbana”– Año 2013
Boletín: Educación inicial y desarrollo en la primera infancia - Año 2012