Con motivos para celebrar

El 28 de mayo Argentina festeja el Día de los Jardines de infantes. Es en conmemoración de Rosario Vera Peñaloza, fundadora de la educación preescolar. Inclusión y oportunidades educativas, dos razones para celebrar este 2015.

Día de los jardines
Día de los jardines

En 1900 Argentina tenía alrededor de 5.000 habitantes. Ese año, Rosario Vera Peñaloza fundó el primer jardín de infantes. Un siglo después, 100.000 niños y niñas de todo el país se incorporaron al sistema educativo, a partir de la sanción de la Ley Nº 27.045, que amplió la obligatoriedad escolar a partir de los 4 años.  
Rosario Vera Peñaloza nació en la Navidad de 1873 en La Rioja. Vocación y compromiso le sobraban, y dedicó su vida a enseñar, investigar y hacer. Su interés estaba puesto en construir una educación de calidad y también en la formación docente. El jardín de infantes que creó como anexo de la Escuela Normal de La Rioja fue el disparador de otras experiencias similares en Córdoba, Buenos Aires y Paraná. Esta maestra también se dedicó al estudio de los programas de educación preescolar, dejando muchos escritos con sus investigaciones y pensamientos, y un gran legado de práctica educativa. Por ella, el 28 de mayo, el día de su fallecimiento (ocurrido en 1950), se celebra el Día de los Jardines de infantes.

Festejo

En Argentina, hasta 2014, la obligatoriedad escolar comenzaba a los 5 años. A finales de ese año se sancionó Ley Nº 27.045 que establece el ingreso al sistema educativo a la edad de cuatro años. Esta norma también promueve la universalización de los servicios educativos para los niños de 3 años. El ingreso temprano a la escolaridad se convierte en una estrategia de inclusión social y de disminución de desigualdades educativas y culturales, ya que el Estado es el responsable de garantizar el acceso a este derecho. Además, que niños y niñas comiencen sus trayectorias educativas desde más pequeños permite aportes sustanciales para su desarrollo integral y para obtener mejores resultados en su paso por la escuela, tanto primaria como secundaria.

Lectura en el jardín

Con el objetivo de mejorar las oportunidades educativas en la primera infancia, Fundación Arcor impulsó en 2007 el Programa de Desarrollo Lingüístico y Cognitivo. Su implementación se desarrolla en los jardines de infantes de la provincia de Entre Ríos, y en 2015, la Fundación y el Consejo General de Educación de esa provincia renovaron el compromiso de continuarlo.  
Entre los beneficios que implica la inclusión temprana de los niños y niñas en el sistema educativo, se encuentran el desarrollo cognitivo y del lenguaje. En ese sentido, el Programa busca la acción articulada de padres, familiares, maestros y personas cercanas al niño, promoviendo el estímulo a la lectura como una herramienta para mejorar las trayectorias educativas de los chicos y chicas.

Información relacionada

La fiesta del juego
La Patria y el Patrimonio
Coloquio por la infancia

Te puede interesar

Se sumarán 100.000 chicos al Nivel Inicial
Una apuesta que se redobla
Una apuesta por la inclusión educativa
20 años de Fundación Arcor- Programa de Desarrollo Lingüístico y Cognitivo
Leer, un momento en familia
Compartir la lectura en familia
Más oportunidades educativas