“En el auto de papá, nos iremos a pasear…”

Llegaron las vacaciones de invierno y el plan familiar es viajar… Algunas sugerencias para que el camino sea más divertido.

Viaje en movimiento
Viaje en movimiento
Además de las medidas necesarias para un viaje seguro, como ponerse cinturón de seguridad, respetar las velocidades máximas y mínimas y llevar agua suficiente, es importante estar preparados para hacerlo divertido e inolvidable!
Lo primero es hacer un Diario de viaje. Solo hace falta un cuaderno y una lapicera. Entre todos los viajeros hay que elegir un título y diseñar una portada, que puede incluir fotos de la familia, recortes de revistas o un dibujo. En sus páginas se pueden escribir las curiosidades, objetivos, dudas, aprendizajes, anécdotas, historias y metas alcanzadas durante el itinerario. Hay que empezar a escribirlo desde el mismo momento en que comienzan los preparativos de la salida. El diario puede incluir un anexo con mapas y folletos informativos y turísticos del lugar elegido. Cuando termine el viaje, se convertirá en el registro escrito de esa experiencia familiar.
Aquí, una pequeña lista con actividades para hacer en el viaje:
  • Lecturas: Es fundamental cargar algunos títulos que se puedan leer entre todos. Preferentemente que sean cuentos, por su extensión. Cada miembro ira leyendo uno o dos párrafos y se lo pasa a otro viajero, hasta terminar el relato. También, pueden ser libros generales del viaje o específicos del destino.
  • Canciones: Llevar la música  que escuche cada uno de los integrantes del viaje. Así durante el camino todos pueden cantar en voz alta las letras preferidas.
  • Trabalenguas y adivinanzas: El que menos adivina o quien más se le traba lengua tiene una prenda al llegar. La prenda tiene que incluir el movimiento del cuerpo. Por ejemplo, si la familia se hospeda en un hotel: Subir por las escaleras hasta la habitación.
  • Veo veo: Un clásico de las carreteras. Uno dice “veo veo”, el resto le pregunta “¿qué ves?”, “una cosa”, “¿qué cosa?”, “maravillosa”, “¿de qué color?”, y ahí dice el color de lo que observó para ir orientando la búsqueda y finalmente, adivinen.
  • Mapa: Entre todos se puede trazar el recorrido a realizar. A medida que se avanza en la ruta se van marcando los puntos por los que ya se pasó. Lo ideal es elegir algunos lugares como referencia para hacer un stop, y buscar un objeto representativo de esa parada para agregar al mapa y al Diario de viaje.
  • Asegurar movimiento: Este es uno de los “tips” más importantes. Para trayectos de larga distancia, los adultos tienen que prever realizar paradas, al menos cada dos horas. Por un lado, servirán para el aseo, ir al baño, tomar aire y estriar las piernas. Y por otro, sirven para jugar un rato y moverse. En esas paradas, se puede caminar para recorrer y conocer, o tener preparado algún juego. Por ejemplo, al “medio” (para lo cual hay que llevar una pelota): se colocan dos participantes en los extremos y el resto al medio de ambos; los extremos se arrojan la pelota tratando que quienes están al medio no la atrapen; si eso sucede, se intercambian los lugares.

Información relacionada

Capacitación en comunicación para ONGs
Infancia animada

Te puede interesar

¡Llegaron las vacaciones!
Luz… Cámara… ¡Acción!
¡Festejemos la Amistad jugando!
La fiesta del juego