Vida activa desde la primera infancia

Es una etapa fundamental de la vida porque desde los primeros días aprendemos a conocernos y relacionarnos con el mundo. Por eso, es importante que desde que nacen, los niños y niñas sean estimulados para poner el cuerpo en movimiento.

Vida activa primera infancia
Vida activa primera infancia

Cuanto más temprano los bebés empiecen a moverse, será más satisfactorio para su crecimiento. El juego es un gran aliado para promover la vida activa, ya que juntos contribuyen al desarrollo integral y saludable de la infancia. En los primeros años, las personas aprenden e incorporan hábitos para el resto de su vida. Además de aportar a la salud física, mental y psicomotriz, el juego en movimiento ayuda a construir vínculos afectivos, conocer reglas, descubrir emociones e incorporar valores.  
“Esto sólo es posible si los adultos acompañamos a los más pequeños a moverse a
través de las experiencias de juego”, dice el Suplemento Especial “Acompáñalos a crecer en movimiento”, que Fundación Arcor publicó junto a los diarios Los Andes, La Capital, Uno Santa Fe, Uno Entre Ríos y La Voz del Interior.  
La publicación, realizada para el Día internacional de los Derechos del Niño, incluye ideas para jugar con bebés y niños pequeños. Compartimos algunas en esta nota y luego podes completar las sugerencias descargando el Suplemento.

De 3 a 6 meses: Despegando a la luna
Animamos a los niños a estimular los sentidos y despertar nuevas emociones.

Al bebé le resultará muy divertido si lo toman en brazos simulando que es un cohete que vuela e imitando el ruido de una nave espacial. Pueden narrar el viaje a la Luna, haciendo diferentes sonidos e incorporando personajes  imaginarios que colaboren para promover otros movimientos.

De 6 meses a 1 año: Carrera de obstáculos
Estimulemos el desarrollo de la motricidad y capacidad visual perceptiva de los niños.

En este período es probable que el bebé ya gatee o haya comenzado a dar sus primeros pasitos. Pueden acompañarlo a explorar el mundo gateando y esquivando diversos objetos que hayan distribuido en algún sector de la casa, que sirvan como obstáculos. Propongan a los niños recorrer la “pista” que prepararon, desde un punto a otro. Pueden seguirlo en el recorrido o esperarlo del otro lado con un gran abrazo.

De 1 a 2 años: Buscando tesoros
Activemos el movimiento y la exploración en los niños.

Inviten al niño a buscar en el patio o dentro de la casa, pequeños objetos que se distribuyeron o se escondieron especialmente para el juego. Pídanle al niño que, a medida que los encuentre, vaya guardando “los tesoros” en un recipiente o un cubo. También pueden estimular su creatividad, sugiriéndole que arme construcciones. Un consejo: será mejor que el niño lleve los objetos al recipiente; y no te sorprendas si tira todo el contenido y ¡quiere empezar de nuevo!

Te invitamos a visitar la Biblioteca Virtual en el Sitio web de Fundación Arcor.

Información relacionada

Jugar desde los primeros años de vida
Bebés al gimnasio
Es la hora de jugar
¡A jugar se ha dicho!